Alazanes están en Granma, serán recibidos este lunes en la Plaza de Fiestas

Los peloteros y técnicos de Granma que participaron en la Serie del Caribe de béisbol Jalisco 2018 fueron recibidos el sábado  por las máximas autoridades políticas y gubernamentales de la provincia.


Poco antes de las 5:00 de la madrugada varios de los integrantes de Alazanes llegaron a la sede del Comité provincial del Partido, donde se les dio la bienvenida oficial, en la que también participaron dirigentes de distintas organizaciones.

En la comitiva vinieron: Roel Santos, Lázaro Blanco, Guillermo Áviles, Carlos Benítez, Leandro Martínez, Yanier González, Yulián Milán, Yoelkis Céspedes y el refuerzo santiaguero Ulfrido García.

Asimismo, arribaron a su patria chica el timonel Carlos Martí Santos, los entrenadores Ramón Rodríguez, Ciro Silvino Licea y Leonardo Soto, el psicólogo Heriberto Suárez, además del comisionado provincial de béisbol, Juan Enrique Orozco.

El antesalista Lázaro Cedeño fue recibido en Río Cauto; mientras que el jardinero Alfredo Despaigne quedó en la capital cubana para realizar gestiones personales.

Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en la provincia, felicitó a todos los que “pusieron en alto el nombre de Granma y de Cuba en este torneo”.

“Ustedes demostraron la calidad humana y deportiva de los hijos de esta tierra, el pueblo está orgulloso de sus peloteros”, expresó Hernández.

“No se ganó el primer lugar pero batallaron siempre y tuvieron una actuación muy digna”, enfatizó.

En otra parte de su intervención dijo que se debía reconocer, de manera especial, el trabajo de Carlos Martí Santos, “quien siguió demostrando su sencillez, humildad y todas las virtudes que lo hacen grande”.

El dirigente acotó que el lunes, a las 4:00 de la tarde, en la Plaza de Fiestas de Bayamo, se realizará una bienvenida popular a los Alazanes, actividad a la que se sumarán los refuerzos de otros equipos.

Antes, en un aparte con la prensa, el director de la selección cubana a la Serie del Caribe, elogió las virtudes de los contrarios y la entrega de sus pupilos, se refirió a la paridad de los elencos y subrayó que es importante crear una estrategia de cara al campeonato nacional pues es probable que varios peloteros sean contratados por clubes extranjeros.

Tendremos que trabajar duro, con optimismo, con los atletas que contemos, señaló el experimentado estratega. (Tomado de La Demajagua Digital) 

Llegaron a Cuba los Alazanes granmenses, de béisbol

Antonio Becali, presidente del Instituto Cubano de Deportes, Educación Física y Recreación, recibió hoy al equipo de los Alazanes granmenses, que ocuparon la tercera plaza en la recién finalizada Serie del Caribe de Béisbol, disputada en Jalisco, México.


Antonio Becali Garrido (I), presidente del INDER, recibe en el Aeropuerto Internacional José Martí a Carlos Martí, director del equipo Alazanes de Granma que jugó en la 60 Serie del Caribe de béisbol, el 9 de febrero de 2018, en La Habana, Cuba.
ACN FOTO/ Calixto N. Llanes/Periódico JIT/mvh

Nuestro objetivo era llegar a la gran final y no lo conseguimos, pero el equipo se entregó en busca de ese propósito. Estoy muy orgulloso de ellos, comentó a la Agencia Cubana de Noticias el mánager de los Alazanes, Carlos Martí, en el aeropuerto internacional  José Martí de la capital cubana.

El conjunto granmense lideró la fase clasificatoria, con balance de tres victorias y un fracaso frente a República Dominicana, equipo que luego le superó nuevamente en la etapa semifinal.

Sin dudas, en el orden ofensivo destacó Roel Santos, quien promedió para 438, merced a siete hits en 16 veces al bate incluido un cuadrangular, dígitos que le valieron para ser seleccionado en el Equipo Todos Estrellas de la serie.

El primer objetivo era traer el título, pero no lo logramos, no obstante, para mí es un privilegio que se me haya escogido como mejor jardinero central del torneo, porque lo di todo sobre el terreno en busca de aportar mi granito de arena al colectivo, aseveró Santos a la ACN.

La próxima Serie del Caribe de Béisbol se disputará en Barquisimeto, Venezuela, en febrero del año 2019. Y los Alazanes intentarán acudir por tercera vez consecutiva al máximo certamen beisbolero de su zona geográfica.

Los Alazanes llegarán hoy a Cuba

Los Alazanes de Granma, representantes de Cuba en la recién concluida Serie del Caribe 2018, llegarán hoy a La Habana, provenientes de Guadalajara, donde se efectuó el certamen del 2 al 8 del actual mes.


Según informaron directivos de Béisbol, que acompañan el elenco, la delegación deportiva debe aterrizar en el aeropuerto José Martí, de la capital cubana, en horas de la tarde de este viernes.

Refirieron que hoy mismo deben continuar viaje hacia sus respectivas provincias.

Conducido por Carlos Martí Santos, el equipo llegó a la semifinal del torneo por segunda ocasión consecutiva, pero en el partido decisivo cayó ante las Águilas Cibaeñas, de República Dominica, con marcador de siete anotaciones a cuatro, a pesar de la buena labor del abridor cubano Lázaro Blanco durante las primeras cinco entradas.

De forma general, el conjunto terminó en tercer lugar del certamen, el cual fue dominado por los Criollos de Caguas, de Puerto Rico, quienes consiguieron el título por segunda vez seguida.

Los Alazanes tuvieron una muy buena fase clasificatoria, con tres éxitos y apenas una derrota, sufrida ante las Águilas, único plantel que venció a los muchachos de Martí Santos, quienes comenzaron ganando el desafío de la semifinal, pero los relevistas fallaron.

Luego de la eliminación, el timonel cubano resaltó la importancia de continuar elevando el nivel del campeonato en su país, esencial para aumentar los éxitos internacionalmente.

Este jueves, cuando casi eran las 12 de la noche en esta urbe de tequilas, tradiciones y amor al deporte, segunda ciudad en importancia económica de México, se conoció que Roel Santos, primer bateador y jardinero central de los cubanos, fue incluido en el Equipo Todos Estrellas del evento, efectuado por primera vez en 1949.

Otros atletas con una actuación sobresaliente fueron Raúl González y Frederich Cepeda, quienes aspiraban al conjunto ideal, pero no recibieron los votos suficientes de los periodistas acreditados.

Entre los bateadores también tuvieron buen rendimiento el camarero Carlos Benítez, el jardinero derecho Yurisbel Gracial y Guillermo Avilés, quien se desempeñó en la primera base.

A ellos se suma el torpedero Yordan Manduley, quien recibió elogios especialmente por su elegancia con el guante.

Merecen aplausos, además, los lanzadores Lázaro Blanco, Alaín Sánchez, Raidel Martínez y Leandro Martínez, quienes fueron efectivos de forma general ante la poderosa ofensiva enfrentada en el torneo, cuya próxima edición tendrá lugar en la ciudad venezolana de Barquisimeto.

Roel Santos, único cubano en Todos Estrellas de la Serie del Caribe

Roel Santos Martínez, primer bateador y jardinero central de los Alazanes de Granma, fue el único cubano incluido en el Equipo Todos Estrellas de la Serie del Caribe Guadalajara 2018, la cual se realizó del 2 al 8 del actual mes en esta ciudad mexicana.


Participante en el cuarto Clásico Mundial de Béisbol y en múltiples eventos internacionales, el ágil atleta, integrante de los Marines de Chiba Lotte en la anterior campaña de la Liga Profesional de Japón, tuvo promedio ofensivo de 440 en el certamen, gracias a 11 hits en 25 intentos, y jugó de forma inmaculada con el guante.

Oriundo del municipio costero de Niquero, en Granma, Santos Martínez, capeón de la Serie del Caribe del 2015 con los Vegueros de Pinar del Río, mostró un estilo muy alegre y agresivo en el corrido de las veces, convertido en un verdadero peligro para las defensas rivales.

Durante la etapa clasificatoria, fue el cuarto atleta con el bate más caliente al conectar para 438, con nueve indiscutibles, incluidos dos tubeyes y un jonrón, y astronómico promedio de embazado de 478, el más elevado de todos los hombres proas del certamen.

En la semifinal contra las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana, volvió a demostrar su calidad y logró dos imparables en cuatro visitas al home plate, aunque no pudo evitar la derrota del plantel.

Desde la edición anterior del torneo, el carismático deportista constituye una de las atracciones del evento, creado en 1949, por su forma singular de jugar y buen rendimiento.

En el 2017, también estuvo entre los diez mejores bateadores al promediar para 375, con seis hits en 16 oportunidades.

Durante el play off de Cuba, parte de la afición de su provincia lo nombraron “motor de arranque”, porque casi siempre comenzaba los ataques ofensivos contra los lanzadores contrarios, y actualmente en las redes sociales varios lo llaman el avioncito, por la rapidez sobre las almohadillas.

Al escuchar algunos de esos comentarios solo se sonrió en uno de los pasillos del estadio Panamericano de Guadalajara, donde se efectuaron todos los desafíos del torneo regional, dominado por los Criollos de Caguas, de Puerto Rico.

Esa es mi forma de jugar, me esfuerzo para brindar un bonito espectáculo, expresó a la prensa quien también tuvo experiencia en la liga Canadiense-Americana con los Capitales de Québec.

Otros atletas cubanos con una actuación sobresaliente en esta Serie fueron Raúl González y Frederich Cepeda, quienes aspiraban al conjunto ideal, pero no recibieron los votos suficientes.

Los demás miembros del Todos Estrellas, seleccionados por la prensa acreditada, fueron el inicialista Balbino Fuenmayor (Venezuela), el camarero Irving Falú (Puerto Rico), el torpedero Abiatal Avelino (República Dominicana), el antesalista David Vidal (Puerto Rico), los jardineros Junior Lake (República Dominicana) y Anthony García (Puerto Rico), este último elegido también Jugador Más Valioso.

El mejor lanzador abridor resultó Bryan Evans (República Dominicana) y el relevista fue José Isidro Márquez (México).

Como mejor timonel fue reconocido Lino Rivera (República Dominicana), lo cual es contradictorio porque el director ganador fue Luis Matos, quien consiguió el trofeo por segunda ocasión consecutiva.

En la decisión pudo influir que las votaciones fueron durante el partido de la final, el cual fue dominado por los dominicanos en la primera parte hasta que los Criollos remontaron en las postrimerías.

Apuntes sobre la actuación de Cuba en Guadalajara

Otra vez los Alazanes de Cuba se quedaron frente a la puerta de la final de la Serie del Caribe. En esta ocasión tuvieron la llave y hasta abrieron, pero no pudieron dar los pasos deseados, en el partido definitivo ante las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana.


Los muchachos del timonel Carlos Martí Santos estuvieron a tres innings de completar la hazaña, pero en el séptimo capítulo del partido la posibilidad comenzó a pintarse de negro, pues los dominicanos se fueron encima en el marcador, y al final consiguieron el ansiado boleto, con pizarra de siete anotaciones a cuatro.

Mucho se ha comentado sobre ese partido, en especial la decisión de dejar batear a Frank Camilo Morejón, uno de los bateadores más débiles del plantel, con las bases llenas en el quinto capítulo y un out, cuando conectó para doble play.

¿Por qué no entró un emergente de los muchos sentados en el banco?

Martí Santos se defendió luego, explicando que ganaba tres anotaciones a cero, y Morejón es su mejor receptor a la defensa, el cual estuvo muy bien con el madero en el partido anterior, cuando disparó jonrón y tubey, impulsó dos carreras y anotó otra.

El experimentado timonel, participante en el cuarto Clásico Mundial, también recibe balas verbales por haber puesto al relevista Raidel Martínez, en el séptimo capítulo, lo cual lo obligaba a realizar un trabajo más extenso de lo habitual para él.

Por primera vez en el torneo, el muchacho no tuvo efectividad, por lo cual salió rápido de la lomita de lanzar y entró Alaín Sánchez, quien lo hizo bien.

Verdaderamente, en el béisbol cubano los tiradores no suelen tener una función determinada. Muchas veces, hemos visto a los abridores ser relevistas en situaciones coyunturales, aunque los entrenadores están conscientes de lo riesgoso de eso.

Hace poco, José Elósegui, entrenador de picheo del elenco cubano, comentaba que el entrenamiento físico, el pensamiento táctico ni el carácter deben ser iguales, para quienes cumplen funciones diferentes dentro del juego.

Por ejemplo, el relevista debe estar acostumbrado a entrar en situaciones complicadas, y ser capaz de mantener la calma, sin embargo, el abridor se adapta a comenzar siempre sin hombres en bases y sabiendo desde mucho antes cuando le corresponde trabajar.

En el último play off de la Serie Nacional de Béisbol, cómo utilizó el picheo Carlos Martí Santos y los demás conjuntos. ¿Acaso nuestros directores están acostumbrados a tener delimitados abridores, intermedios, preparadores y cerradores? Aunque duela escribirlo, la respuesta es no, aunque en ocasiones sí lo tengan en el papel y hasta lo expresen ante cámaras televisivas.

La mayor razón es que actualmente no existe calidad suficiente en nuestro picheo para hacerlo, ni se trabaja con ese pensamiento desde categorías inferiores.

No considero justo responsabilizar a los timoneles de los fracasos, menos cuando se trata de Martí Santos, quien ha dedicado su vida a este deporte, con humildad y respeto a los atletas, la prensa y la afición.

¿Alguno de esos que critica después de la derrota ha pensado cuál sería su opinión si Frank Camilo Morejón hubiese disparado un “batazo” similar a los del día anterior, o si Raidel Martínez hubiese retirado a todos los bateadores?

Es muy fácil opinar luego de los acontecimientos. El principal propósito, llegar a la discusión del trofeo, se desmoronó en ese partido decisivo frente a las Águilas, pero este no fue un mal certamen para los Alazanes, quienes se convirtieron en el conjunto cubano con más victorias en el evento, luego del regreso al torneo en 2014.

Por primera vez desde esa fecha, un plantel de nuestro archipiélago terminó en primer lugar de la fase clasificatoria. Además, diversos atletas, incluidos Roel Santos, Raúl González, Frederich Cepeda, Lázaro Blanco, Yordan Manduley, Guillermo Avilés y Raidel y Leandro Martínez tuvieron un buen rendimiento.

Especialmente Santos y Raidel recibieron muchos elogios de especialistas, otros atletas y aficionados.

Mucho se critica en las redes sociales a Alfredo Despaigne, quien verdaderamente no logró ningún imparable en el certamen. Ese atleta volvió a derrochar amor por el juego y su país al jugar, a pesar de una lesión, lo cual significaba poner en riesgo su estado físico para el futuro.

Recordemos que Despaigne tiene un contrato de 16,5 millones de dólares con los Halcones de SoftBank en la Liga Profesional de Japón, y constituye una de las estrellas de ese torneo, del cual ya fue líder en jonrones e impulsadas, campeón e integrante del Equipo Ideal.

En conversación con la Agencia Cubana de Noticias, Luis de Jesús Ferrer, árbitro dominicano de Grandes Ligas, quien labora en esta Serie del Caribe, manifestó estar muy impresionado por la entrega de Despaigne y su humildad.

La derrota nunca será motivo de alegría. Mucho deberá seguir creciendo nuestro béisbol para volver a los planos estelares y ser casi imbatible internacionalmente.

Resulta imprescindible continuar mejorando en todos los aspectos, incluido el picheo y la certeza de que algunos de los mejores tiradores deben ser cerradores, pues los encuentros se ganan en el noveno inning, y no en el primero

Fue lamentable la cantidad de bases que le estafaron a nuestros lanzadores y receptores, lo cual contrasta con la poca cantidad de robos en los juegos de la Serie Nacional.

La defensa cubana merece elogios, con apenas dos errores cometidos en cinco desafíos, aunque falló este miércoles a la hora buena.

Poco a poco, las luces del torneo en Guadalajara se apagarán, pero es indispensable aprender de lo ocurrido, con la seguridad de que Cuba es país de peloteros, manantial de talentosos atletas.

El sabor no puede ser totalmente amargo, porque también hubo brillo, aunque se perdió el partido decisivo. La clave será siempre continuar favoreciendo la calidad de nuestro torneo nacional, base de lo demás.

Ojalá en Barquisimeto, ciudad venezolana donde se efectuará el evento en el 2019, la historia sea diferente, y el representante cubano suba a lo más alto por novena ocasión en la historia del torneo, creado en 1949.

Crónica desde Guadalajara: Adiós al sueño de los Alazanes

La parte más reciente de esta historia comenzó a las ocho de la noche de este miércoles en Guadalajara, ciudad de mariachis, tequila y amor al deporte, a las nueve en Cuba, país de pasión hacia el béisbol.


En la mente de algunos se escuchaba una música agradable de fondo. Sobre el montículo, estaba Lázaro Blanco Matos, considerado el pícher más sobresaliente del país, el mejor aliado en la esperanza de atrapar el anhelo de un éxito.

El espigado atleta permitió dos hits y regaló un boleto en el comienzo del partido, pero luego lanzó serpentinas “imbateables”, para propinar tres ponches consecutivos e impedir anotaciones de las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana.

Los Alazanes fabricaron tres en el segundo inning y la melodía de fondo se escuchaba más alto. Muchos soñaban con la clasificación a la discusión del título.

Con gran dominio sobre los rivales, avanzaba el gigante Blanco, pícher más destacado de la última campaña de la liga Canadiense-Americana y campeón de ese torneo con los Capitales de Québec.

En las redes sociales, internautas manifestaban su alegría, como seguramente sucedía en muchos hogares, pero en la sexta entrada las sonrisas se desdibujaron, y todo empezó a cambiar, pues las Águilas conectaron triple y jonrón para acercarse en el marcador.

Un capítulo más tarde y ante los envíos del relevista Miguel Lahera, pisaron el home plate tres veces y tomaron la delantera en la carrera por conseguir el pasaje a la final.

En el octavo, las Águilas agregaron dos más e iniciaron el vuelo hacia la discusión del trofeo por primera vez para un conjunto dominicano desde que se instauró el actual formato del certamen en 2014.

Por Cuba, además de Blanco, también merece aplausos Frederich Cepeda, quien disparó triple, hit y jonrón e impulsó dos carreras, en un intento por empujar a todos hacia la lucha por el título contra los Criollos de Caguas, de Puerto Rico, actuales campeones, quienes esperaban a los retadores.

Minutos después del encuentro, Carlos Martí Santos, timonel del elenco, resaltó que fue un bonito partido, en el cual Blanco realizó una gran labor, pero los relevistas no pudieron preservar la ventaja.

Llamativas fueron algunas situaciones de juego, como la intensión temeraria de Roel Santos de salir para segunda base en el noveno inning, cuando perdían siete anotaciones a cuatro, marcador definitivo, o la facilidad con que los corredores contrarios robaron ante los lanzadores y enmascarados cubanos.

Este jueves, las Águilas y los Criollos disputarán el trofeo de campeones, a partir de las nueve de la noche, hora de Cuba.

Resulta interesante que el recorrido del conjunto en esta edición del evento fue muy similar al del 2017, cuando también ganó el primero y el segundo desafíos de la fase clasificatoria, perdió el tercero, ganó el cuarto y cayó en la semifinal.

Más allá de la derrota, los cubanos tuvieron una buena actuación, pues por primera vez en el torneo, desde el 2014, se ubicaron en el primer lugar de la fase clasificatoria.

De forma general, tienen seguro el tercer puesto, luego de los dos finalistas, resultado superior al del 2017, cuando fueron cuartos.

Carlos Martí sobre partido de semifinal: sereno y sin arrepentimientos

Luego de la derrota en la semifinal de la Serie del Caribe 2018, Carlos Martí Santos, director del elenco cubano, llegó a la conferencia de prensa con aparente tranquilidad, saludó a varios periodistas, y se sentó frente al micrófono, listo para batear preguntas.


Antes de escuchar las interrogantes, resaltó que el equipo hizo un buen esfuerzo, estuvo delante hasta el sexto capítulo, gracias en parte al lanzador abridor Lázaro Blanco, quien realizó una gran labor, pero los relevistas no pudieron preservar la ventaja”.

Las interrogantes fueron diversas, incluida una sobre la posibilidad de que hubiese utilizado un emergente por Frank Camilo Morejón en el quinto capítulo, cuando estaban las bases llenas y ganaba Cuba tres anotaciones a cero.

Él fue claro: “Frank Camilo fue el mejor bateador en el partido anterior frente a los Criollos de Caguas, de Puerto Rico. No pensé que debía quitar al receptor regular en un quinto inning y ganando.

“Ni siquiera pensé en esa posibilidad, porque sencillamente no soy adivino y no sabía que batearía para doble play”, refirió quien se ha desempeñado durante más de 40 años como conductor en torneos cubanos.

Sobre el encuentro más reciente, comentó que fue un bonito espectáculo, un desafío muy cerrado hasta la séptima entrada, con el cual la afición se divirtió en el estadio.

 “Estamos satisfechos con el trabajo de los muchachos, algunos de ellos no están acostumbrados a este nivel, pero todos hicimos un gran esfuerzo”, expresó quien cumplirá 69 años de edad el día 16 del actual mes y debutó en Series Nacionales en la temporada de 1977-1978 con Granma.

Un periodista mexicano, le preguntó si, en su opinión, el béisbol cubano avanza, y él respondió con amabilidad que sí.

“En esta misma Serie del Caribe demostramos que tenemos calidad. Siempre que nos inviten para asistir, nos esforzaremos por hacerlo bien”, concluyó el estratega, conductor del elenco de su país en el IV Clásico Mundial de Béisbol.

Luego, salió de la sala de conferencias, y conversó durante algunos minutos con representantes de la prensa cubana. Martí Santos, hombre que disfruta o sufre los resultados de cada encuentro como cualquier otro apasionado por el deporte de las bolas y los strikes o más, casi nunca es muy expresivo con sus gestos, y en esta ocasión no fue la excepción.

Lucía calmado, aunque en el torneo jamás escondió la pretensión de llegar a la discusión del trofeo, principal objetivo del conjunto, el cual logró tres éxitos en la fase clasificatoria.

Varias decisiones del último desafío, como otras durante el evento, relacionadas sobre todo con el picheo, son comentadas y hasta criticadas, algo que, según ha dicho, no lo molesta, porque eso es normal en un deporte, metido en las mareas del pueblo cubano, en sus esencias y corazones.

Otra vez los Alazanes, como en la edición del 2017, tuvieron un desempeño sólido en la etapa clasificatoria, pero cayeron en la semifinal, en esta ocasión ante las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana, con marcador de siete carreras a cuatro.

Oriundo del municipio montañoso de Buey Arriba, en Granma, y con más de 40 años como timonel en terrenos de béisbol, tal vez Martí Santos habló luego con sus muchachos, y les comentó sobre la importancia de perseverar para llegar a lo más alto.

Seguramente, el guajiro de Buey Arriba, el ganador de una fortísima Selectiva en 1981, el actual campeón nacional, el director de equipos, estará otra vez con sus Alazanes en la próxima Serie Nacional, para bien de un deporte, que siempre despertará emociones, balas verbales o aplausos.

Dominicana a su primera final en Serie del Caribe desde 2013

Zapopan, México, 8 feb (PL) Águilas Cibaeñas aseguró su presencia en el partido por la corona de la Serie del Caribe de béisbol de Jalisco-2018, al derrotar hoy en semifinales a Alazanes de Granma, por 7-4.


El elenco dominicano, cinco veces monarca de este añejo certamen fundado en 1949, llegó debajo en el marcador hasta el séptimo partido, pero se activó en el último tercio y logró remontar el marcador sensacionalmente ante los cubanos.

Con ese triunfo, Dominicana vuelve a una final por primera vez desde 2013 cuando se instauró el sistema de playoff, aunque en aquella ocasión cayó ante los mexicanos Yaquis de Obregón, por 4-3, tras 18 extenuantes entradas, el partido más largo de siempre en series del Caribe.

En el cotejo de este miércoles, los quisqueyanos amenazaron con fiereza en el primer inning tras llenas las bases sin out, pero el derecho Lázaro Blanco metió el brazo y propinó tres ponches a cuarto, quinto y sexto bates, para redondear un cero monumental.

Granma abrió el marcador en el final del segundo episodio, tras ligar boleto a Guillermo Avilés con triple al bosque derecho de Frederich Cepeda, quien anotó en la misma jugada por error en tiro a tercera base del jardinero Ronny Rodríguez.

Acto seguido, Carlos Benítez conectó doblete -también al derecho- y más adelante anotó por sencillo de Raúl González, para redondear así el rally de tres carreras ante el abridor rival, el cubano Yunieski Maya, quien explotó en esa entrada. A partir de ahí el choque transcurrió con dominio del pitcheo, un duelo entre Blanco -el líder del staff de Cuba- y el bullpen de los aguiluchos.

En el quinto capítulo los lanzadores dominicanos perdieron el control y, luego de otorgar tres boletos, Cuba pudo ampliar la ventaja pero el diestro Ranfi Casimiro obligó a Frank Morejón a batear para doble play y dio el cero, con el cual su equipo se mantuvo en juego.

Inspirados por el cero de Casimiro, los aguiluchos descontaron distancias con dos carreras en el principio del sexto rollo, remolcadas por Ronny Rodríguez con enorme cuadrangular a lo profundo de las praderas izquierda y central, después de dos outs.

A continuación, Lázaro Blanco regaló boleto a Carlos Paulino y explotó con 106 lanzamientos (61 strikes); en su lugar entró el derecho Miguel Lahera, el estabilizador del equipo, quien cerró el inning sin más libertades.

Y en el inning de la suerte llegó la rebelión dominicana. Los aguiluchos fabricaron un ramillete de tres carreras, coronado por sencillo al medio de Edwin Espinal, y tomaron el control del partido por 5-3.

En esa entrada falló el pitcheo de relevo de Cuba. Lahera y Raidel Martínez, por mucho los mejores lanzadores del bullpen de los Alazanes, fracasaron en sus actuaciones, antes que el derecho Alaín Sánchez -habitualmente abridor- entrara al partido y apaciguara momentáneamente la insurrección dominicana.

Cuba tenía tres entradas por delante para remontar la diferencia, sin embargo sería República Dominicana la que ampliaría la ventaja y aseguraría su plaza en la gran final contra Puerto Rico.

En el comienzo del octavo capítulo, Águilas Cibaeñas marcó otras dos carreras, remolcadas por Gustavo Núñez y Junior Lake, y puso el 7-3 en el pizarrón del estadio Panamericano de Guadalajara, sede de la Serie del Caribe.

Granma descontó una en el final de ese episodio por jonrón en solitario de Cepeda, pero el mal ya estaba hecho: Cuba caía por tercer año consecutivo en semifinales.

El triunfo correspondió al derecho Ramón Ramírez, el cuarto relevista de Dominicana, mientras el estadounidense Josh Judy salvó el encuentro al conservar la ventaja de tres en el noveno inning.

Lahera cargó con el revés.

Como nota negativa para los aguiluchos se puede mencionar los cuatro errores que cometió su defensa. De hecho, en sus últimos dos partidos falló 10 veces, un síntoma preocupante en extremo de cara a la final.

Luego de la victoria ante Cuba, los clubes quisqueyanos buscarán este jueves su título número 20, cuando enfrenten a los Criollos de Caguas, que, por su parte, intentará revalidar la corona alcanzada en 2017.

Dominicana, con 19, y Puerto Rico (15) son los países con más títulos en estas lides regionales, conocidas como Pequeña Serie Mundial Latinoamericana.

Resultado:

Estadio Panamericano de Guadalajara, México.

[ws_table id=”22″]

Ganó: Ramón Ramírez.

Perdió: Miguel Lahera.

Salvó: Josh Judy.

Hr: Ronny Rodríguez, Frederich Cepeda.

Lázaro Blanco intentará conseguir boleto de Alazanes a la final

Lázaro Blanco Matos, considerado el mejor lanzador de Cuba, intentará derrotar hoy a las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana, y conseguir el boleto para la discusión del título de la Serie del Caribe 2018, que se extenderá hasta el próximo día 8 en Guadalajara, México.


Seleccionado mejor pícher de la anterior temporada de la liga Canadiense-Americana (Can-Am) y campeón de ese torneo con los Capitales de Québec, el espigado atleta ya tiene una victoria en Guadalajara, conseguida sobre los Criollos de Caguas, con marcador de seis anotaciones a cuatro, el 2 del actual mes.

En esa ocasión, permitió dos anotaciones y cinco hits, incluidos un jonrón y un tubey, durante seis entradas completas, para conseguir su segundo éxito en la historia de este certamen, creado en 1949, pues en 2017 derrotó a los Tigres de Licey, de Dominicana.

En conversación con la Agencia Cubana de Noticias, Heriberto Suárez Milanés, psicólogo del elenco, resaltó que Blanco Matos es un excelente atleta por su calidad técnica, condiciones físicas y su fortaleza en la mente.

Él está muy bien, tranquilo y concentrado, es capaz de mantenerse calmado y enfocado, aunque las situaciones sean complejas, aseguró.

Oriundo del municipio granmense de Yara, el espigado deportista, medallista de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto (2015), fue también el abridor de los Alazanes en la semifinal del 2017, cuando tuvo una gran labor, pero no pudo evitar la derrota de una carrera a cero ante las Águilas de Mexicali, de México.

De forma general, Blanco Matos ha trabajado durante 19 capítulos y un tercio en Series del Caribe, con apenas tres carreras limpias permitidas.

En la fase clasificatoria de la actual edición del torneo, las Águilas vencieron a los Alazanes siete anotaciones a una, cuando los cubanos ya tenían el pasaje a la siguiente fase y no utilizaron su mejor picheo.

La dirección de República Dominicana anunció para el partido de hoy a Yuniesqui Maya, pelotero de origen cubano, quien declaró a la prensa que no desea enfrentar al plantel cubano.

El desafío debe efectuarse a partir de las nueve de la noche de este miércoles, hora de Cuba, en el Estadio Panamericano de Guadalajara, casa del equipo Charros de Jalisco, de la liga invernal mexicana, el cual tiene capacidad para 16 mil aficionados.

Cuba asegura ser homeclub en semifinal de Serie del Caribe de béisbol

Zapopan, México, 7 feb (PL) Los cubanos Alazanes de Granma aventajaron hoy por 6-3 a los boricuas Criollos de Caguas y aseguraron jugar las semifinales de la Serie del Caribe de béisbol en calidad de homeclub.


Con este triunfo, Granma fijó en 3-1 su balance de victorias y derrotas y aseguró quedar en primer o segundo lugares de la fase clasificatoria, los cuales le confieren el derecho a ser homeclub en la ronda de cruces.

Los Criollos, campeones defensores, abrieron el marcador en el primer capítulo por jonrón en solitario de Anthony García. De esa manera, en siete de los nueve partidos disputados hasta ahora en el torneo se anotaron carreras en la entrada inicial.

Cuba empató en el tercero con la misma moneda, cuadrangular de Frank Camilo Morejón sin corredores en bases.

Más adelante, en el quinto, los Alazanes se fueron delante en el marcador al fabricar otras dos carreras, remolcadas por Morejón (con doblete) y Roel Santos (con infield hit).

Pero la ventaja les duró muy poco porque en el final de ese mismo capítulo los Criollos boricuas dispararon par de jonrones en solitario de Rubén Gotay y el cubano Dayron Varona e igualaron las acciones 3-3.

A esas alturas ya habían explotado los abridores de los conjuntos, Ulfrido García por Cuba y el estadounidense Jake Fisher por Puerto Rico, ambos zurdos. El bullpen dictaría sentencia.

En el inning de la suerte, los cubanos tomaron el control del partido 4-3, al ligar boleto a Morejón con doblete de línea del Raúl González, después de dos outs, contra las bardas del jardín izquierdo.

Y en el octavo ampliaron la diferencia con otras dos rayas, remolcadas ambas por Guillermo Avilés, quien sacudió doblete por encima de la línea de tercera base, rumbo al bosque izquierdo.

Del resto se encargaría el relevista Leandro Martínez, quien entró en el sexto capítulo y mantuvo en blanco a Puerto Rico hasta el último out del juego -una de las mejores faenas internacionales de su carrera deportiva-.

Martínez, un zurdo de lanzamientos lentos, consiguió el crédito de la victoria, mientras Joe Colón cargó con la derrota.

El mejor bateador del partido fue Morejón, amparado en un performance de doblete y jonrón en tres veces al bate, con dos impulsadas e igual cantidad de anotadas, además de un boleto recibido.

De acuerdo con varios especialistas, Morejón, que llegó a este torneo en rol de cátcher suplente, aseguró la titularidad en el partido de semifinales de mañana.

Cuba aseguró así uno de los dos primeros lugares en la tabla y por ende, jugar de homeclub en la semifinal de mañana.

El duelo de esta noche entre el eliminado México y República Dominicana dictaminará los enfrentamientos en los cruces.

Una derrota de los mexicanos enviaría a Dominicana al primer escaño, pero una victoria de los aztecas mandaría a Cuba hasta la cima de la clasificación y provocaría triple empate entre quisqueyanos, puertorriqueños y venezolanos, todos con 2-2.

En ese último caso habría que acudir al sistema de desempate TQB para definir los partidos de las semifinales.

Resultado:

Estadio Panamericano de Guadalajara, México.

[ws_table id=”21″]

Ganó: Leandro Martínez.

Perdió: Joe Colón.

Hr: Frank C. Morejón, Rubén Gotay, Anthony García, Dayron Varona.